Últimas reseñas

sábado, 2 de septiembre de 2017

¡Podemos comer de todo!, de María Agustina Murcho

    ¡Podemos comer de todo! es el primer libro de la Licenciada en Nutrición María Agustina Murcho. Yo la conocí a través de la red social Instagram donde a partir de su cuenta @nutricion.ag, promueve una alimentación variada y completa, sin prohibiciones, que tiene en cuenta la salud tanto física como mental y el placer.
     Me pareció muy interesante presentarles este libro justamente en esta época en la que se acerca el verano y, tanto los medios de comunicación como las redes sociales, nos llenan de información sobre dietas y otros trucos para “lucir la bikini”, que terminan obsesionándonos con la comida, los permitidos y hasta generando trastornos alimenticios, sobre todo en adolescentes.
      En este sentido, María Agustina desmitifica muchos alimentos que están catalogados como engordantes, así como pone de manifiesto el peligro de ciertas dietas o productos diuréticos o laxantes. Ante esto, nos propone alimentarnos sanamente, sin obsesionarnos y con la posibilidad de disfrutar de la vida, ver “… la nutrición como un todo, como algo que tiene que ver con la mente, el cuerpo, el placer y la vida social”. Y por eso mismo no hay dietas mágicas que nos hagan ver bien y estar saludables, la única manera de perder peso o mantenerlo es cambiando hábitos y realizando actividad física.
     Por otra parte, me impresionó la cantidad de historias reales de adolescentes que siguen ciertas cuentas en redes sociales o comienzan dietas muy restrictivas que terminan generándoles trastornos alimenticios. Por eso, me parece muy importante que este libro ponga de manifiesto el peligro de que cualquiera promueva cualquier cosa, para que tanto padres como adolescentes sepan que esto ocurre para poder estar atentos y consultar con un profesional.
      Por supuesto, María Agustina no propone ninguna dieta específica, sino que nos cuenta de qué manera se puede comer de forma saludable, y nos recuerda que ante cualquier problema u obsesión con la comida, o simplemente para obtener una dieta específica para nuestro cuerpo, en nuestras circunstancias, hay que recurrir siempre a un profesional.
     Me gustó mucho este libro porque nos muestra claramente que es posible vernos bien y saludables y al mismo tiempo disfrutar de la vida, y solamente requiere el compromiso de cuidarnos, comiendo variado y haciendo ejercicio.
       Espero que también a ustedes les haya gustado esta propuesta, que es diferente a lo que suelo reseñar, pero que es sumamente útil e interesante para tener en cuenta como próxima lectura. ¡Los leo en los comentarios!


¡Muchas gracias Editorial El Ateneo por el ejemplar!

sábado, 5 de agosto de 2017

Hacia rutas salvajes, de Jon Krakauer

Portada de la edición XX Aniversario.
     La primera vez que supe sobre esta historia real fue hace unos años, cuando vi la película, y quedé muy conmovida por la fragilidad de la vida humana y lo absurdo que es a veces el destino. En marzo de este año me encuentro, entre las novedades de Ediciones B, con la hermosa reedición en formato 20 aniversario del libro en el que fue basada la película dirigida por Sean Penn, y quise leerlo enseguida.
   Hacia rutas salvajes cuenta la investigación que el periodista y alpinista Jon Krakauer realizó sobre la corta y aventurera vida de Chris McCandless, un joven de 24 años que, en septiembre de 1992, fue encontrado sin vida en un autobús, en medio de la naturaleza salvaje de Alaska. Dos años antes se había graduado en la Universidad Emory de Atlanta y, después de comentarle a su familia que deseaba viajar por el mundo, donó todos sus ahorros a una organización humanitaria, cargó su guitarra y algunos libros en su viejo auto y desapareció.
   La familia de Chris -o Alexander Supertramp, como se presentaba a los desconocidos- se entera meses después, cuando de casualidad deciden ir a visitarlo, que había emprendido el viaje sin despedirse. Es evidente que no tenían mucha comunicación, y al adentrarnos en el libro comprendemos la conflictiva relación que Chris mantenía con ellos y los rencores que ocultaba.
     El libro es muy interesante desde varios puntos de vista. En primer lugar, nos cuenta la aventura de este joven y cuáles fueron sus razones para dejar todas las seguridades de una familia acomodada y dedicarse a vagar por las rutas, hacer nuevas relaciones, emprender distintos trabajos, hasta llegar a adentrarse en los bosques de Alaska, con un rifle y unos kilos de arroz. También somos testigos de esos últimos cuatro meses del joven sobreviviendo de la caza y la recolección, y de su único intento frustrado por volver a la civilización, junto con otros pequeños detalles que hubieran hecho la diferencia entre vivir o morir.

Una de las pocas imágenes reales de
Chris McCandless en su estadía en el autobús.

      Por otra parte, nos presenta el testimonio de muchas personas que conocieron a Chris McCandless en este viaje de dos años, que lo acompañaron hasta su última aventura, o que solo pasaron con él un par de días, pero que no pudieron olvidarlo. También encontramos partes del diario de Chris, citas que marcaba en los libros que lo entretuvieron durante la travesía y hasta la opinión muy personal de Jon Krakauer sobre la osadía y arrogancia que ciertas personas le criticaban al joven por haberse adentrado en la naturaleza tan mal equipado. El autor del libro decide contarnos en primera persona una aventura similar a la del protagonista que vivió en su juventud y sus propias razones para arriesgarse.
     Recomiendo este libro conmovedor porque no solo nos cuenta una historia que tiene todo lo que un buen libro debe tener, sino que además nos deja reflexionando sobre la vida misma y cómo encontrar un término medio ante esos dos extremos entre los que vivió Chris: o sucumbir en el sistema capitalista adaptándose o abandonarse en la naturaleza y vivir en absoluta libertad.
      Espero que esta reseña los entusiasme para leer Hacia rutas salvajes, porque vale la pena. Y me despido con una cita, seguramente mucho más convincente que mi opinión:

“Lo que quiero decir es que no necesitás tener a alguien contigo para traer una nueva luz a tu vida. Está ahí fuera, sencillamente, esperando que la agarres, y todo lo que tienes que hacer es el gesto de alcanzarla. Tu único enemigo eres tú mismo y esa terquedad que te impide cambiar las circunstancias en que vives”.
 (Fragmento de una carta que Chris McCandless 
envió a un nuevo amigo hecho en la ruta, 
Ronald Franz, de 81 años)


¡Gracias a Ediciones B por el ejemplar!

sábado, 22 de julio de 2017

Una buena chica, de Mary Kubica

      Este libro lo vi entre las novedades del mes de marzo de la editorial Del Nuevo Extremo, y no dudé en pedirlo, más allá de que sea el primer libro de su autora, Mary Kubica. Me llamó la atención la portada, el nombre y la sinopsis, e intuí que no era la simple historia de una chica joven secuestrada por pertenecer a una familia con dinero. Y no me equivoqué, porque el libro me encantó y me mantuvo entretenida y sin poder soltarlo hasta el final.
    Mia Dennett es una joven de 25 años que trabaja como docente en un instituto alternativo de la ciudad de Chicago. Su padre es juez y su familia una de las más ricas de la zona, pero ella tomó distancia y vive por su cuenta en un barrio humilde. Cuando comienza el libro Mia ha desaparecido: no fue a trabajar, sus padres hace tiempo que no hablan con ella y su novio la vio por última vez una semana atrás.
      La forma en la que está narrado el libro creo que es lo que genera tanta ansiedad por pasar las páginas. La autora intercala en el relato las voces del investigador (Gabe), la madre (Eve) y el secuestrador (Colin), llevándonos del pasado al presente de la acción, siempre dejándonos un hueco para llenar. Antes es el tiempo en el que la protagonista estuvo secuestrada y los padres, junto con el investigador, comenzaban la búsqueda. Después se refiere a los hechos sucedidos a partir de que Mía es rescatada, y cree llamarse Chloe, sin recordar nada del secuestro.
      De esta manera, a pesar de que en las primeras páginas ya sabemos que Mia vuelve a su hogar sana y salva, eso no influye negativamente en el misterio de la trama sino, todo lo contrario, porque lo que como lector uno quiere saber es qué le pasó en ese tiempo que estuvo desaparecida, por qué no huyó, quién es el secuestrador y qué responsabilidad tiene su padre en todo esto. Además, al adentrarnos en el libro comenzamos a entender la poca relación que la protagonista tenía con su familia y, por otra parte, conocemos la vida del secuestrador y sus razones.
       Lo que más me gustó de Una buena chica es que todo cierra al final, pero de manera sorpresiva. Muchas veces nos encontramos frente a libros que construyen un suspenso y una trama complicada que, al resolverse, deja muchos cabos sueltos, o no cumple las expectativas que había generado. Sin embargo, este libro cierra por todos lados.
       Por otra parte, me parece muy interesante el ir construyendo la historia desde puntos de vista tan distintos como el del investigador y el secuestrador, además del de la madre, que es desgarrador. Vemos todas las caras de lo sucedido, mientras acompañamos a cada uno de los personajes en su desgracia.
       Por último, quiero destacar que, más allá de que es un libro que narra un secuestro, la vida de los familiares durante el tiempo que Mia está retenida, y los días que la víctima vive con el secuestrador, no es desagradable o difícil de llevar. Se lee muy rápido, y al intercalar los puntos de vista de cada personaje, uno no puede dejar un capítulo sin querer leer el otro para saber cómo sigue la trama.
       Una buena chica es un libro que, para ser el primero de su autora, tiene todo lo que necesita para ser muy recomendable: atrapa desde las primeras páginas, mantiene el suspenso, y nos muestra que no todo es lo que parece, ni la familia adinerada ideal, ni el delincuente juvenil.


¡Muchas gracias DelNuevo Extremo por el ejemplar!

domingo, 2 de julio de 2017

La chica de Summer Hill, de Jude Deveraux

     Jude Deveraux es una escritora estadounidense nacida en 1947, y este libro es el primero que leo de ella, a pesar de que tiene una gran carrera en la novela romántica. Es Licenciada en Arte y fue maestra de grado antes de dedicarse a la escritura profesionalmente.
     La chica de Summer Hill se basa en la ya consagrada Orgullo y prejuicio, de Jane Austen, tomando como eje principal el conflicto personal entre la bella chef Casey Reddick y el orgulloso actor Tate Landers. Se conocen de manera brusca, cuando Tate aparece desnudo frente a la casa de huéspedes en la que está viviendo Casey. Ella no sabe que él es el dueño de la casa principal y él no sabe que ella fue hospedada por su primo. De esta manera, el primer encuentro es muy confuso e incómodo y ambos quedan molestos.
     Al día siguiente, Casey es la encargada del catering para la audición en la que estará presente Tate y que revolucionará al pueblo entero. Por primera vez en el pequeño Summer Hill se realizará un casting para la famosa obra de teatro Orgullo y prejuicio y, como lectores, seremos testigos de las distintas audiciones y de cómo Casey y Tate se van odiando y enamorando cada vez más, tanto en la obra de teatro como en la trama de la novela.
    Lo que más me llamó la atención de este libro es el juego que hace la autora entre la obra original de Jane Austen y la trama de La chica de Summer Hill, porque a pesar de que los personajes adoptan ciertas características de los de Orgullos y prejuicio, cada uno tiene su propia personalidad. Y lo mismo sucede con la trama, muy ágil y divertida, recordándonos con ciertos giños el papel que cada uno interpreta en la obra de teatro y que nos alerta cuál es su perfil, pero con conflictos nuevos. Me parece un agregado interesante, que la diferencia del resto de las novelas románticas del momento.
     Esta es la primera novela de la trilogía titulada Summer Hill, cosa que no sabía cuando pedí el libro. Por lo tanto, podremos seguir disfrutando de estos personajes y otros nuevos por mucho tiempo más. Y para aquellos que quieran leer solo este libro, pueden hacerlo sin problemas. La chica de Summer Hill es una novela ideal para aquellos que quieren leer una historia divertida y fresca, con enredos graciosos y mucho amor.


¡Muchísimas gracias a EdicionesB por el ejemplar!

martes, 20 de junio de 2017

La leyenda del jinete sin cabeza

      La leyenda del jinete sin cabeza, de Washington Irving, es un libro que me encanta traer como recomendación porque es cortito, no tiene más de 90 páginas, y a la vez es un clásico que vale la pena leer. Y para aquellos que no saben si animarse con un clásico o no, es una buena manera de empezar.
     Su autor, Washington Irving (1783-1859) es uno de los escritores norteamericanos más populares de su país y un maestro en el relato breve, que mezcla con equilibrio el humor y el terror.
      Seguramente habrán escuchado hablar de este libro por la película tan conocida de Tim Burton en la que actúa Johnny Depp, y si la vieron, recordarán la atmósfera gótica que la invade, los valles desolados, la niebla, los pantanos y la creencia ciega de los habitantes del lugar en fantasmas y aparecidos. Para mi gusto, está perfectamente representado el ambiente del libro, a pesar de que la trama es un poco diferente.
    La acción se desarrolla a unos kilómetros de un pequeño pueblo rural de los Estados Unidos, en un valle tan tranquilo y aislado que recibió el nombre de Sleepy Hollow, o valle somnoliento. Y parece que, en este lugar, hasta los mismos habitantes viven como en un constante ensueño, creyendo en sitios encantados y supersticiones.
     La leyenda dominante de esta región es la de un jinete sin cabeza, el fantasma de un soldado de las tropas de un gran duque, al que una bala de cañón le arrancó la cabeza en una batalla, y que él busca por las noches en el lugar donde fue decapitado. Los campesinos dicen verlo pasar en su caballo a toda velocidad volviendo a la iglesia cercana, donde se encuentra enterrado su cuerpo.
     Ichabod Crane, el maestro de la región, es el personaje principal de la historia. Cómicamente, vive una semana en casa de cada alumno, porque el dinero que gana como docente no le alcanza para independizarse, y a cambio de la hospitalidad de la región ayuda a los granjeros, cuidando a los niños pequeños o cortando leña para el hogar. Y cada noche, mientras vuelve a la casa en la que se hospeda esa semana, vive momentos de gran ansiedad, al cruzar el valle, temiendo encontrarse al jinete sin cabeza en el camino, al oír las ramas de los árboles crujir con el viento o sus propios pasos en la oscuridad de la noche.
     Pero una tarde, entre los alumnos de música, conoce a la bella Katrina Van Tassel de 18 años, única hija de un rico labrador holandés, y comienza una disputa por su amor (y por su dinero) con otro de sus pretendientes, Brom Van Brunt, a partir de la cual vivirá una experiencia aterradora que lo hará dudar de todas sus creencias.
      Más que recomendable La leyenda del jinete sin cabeza, no solo porque es un libro entretenido y de fácil lectura, sino porque al mismo tiempo nos enseña qué es una leyenda y nos muestra de la mejor manera el ambiente gótico, generando escenas donde el terror y el suspenso nos dejan sin aliento. Y todo esto dentro de una narración con mucho humor, sobre todo en las descripciones y las actitudes del maestro y su contrincante, casi dos caricaturas del avaro y el bruto.
    Espero que les guste esta recomendación diferente, y que me comenten si lo han leído, qué les pareció, y si no, si piensan hacerlo. ¡No se lo pierdan!


¡Muchas gracias EdicionesB por el ejemplar!

viernes, 9 de junio de 2017

Artistas criminales, de Marcos Mayer

     Artistas criminales. Historias de genios sin ley es el título completo del libro del periodista y escritor argentino Marcos Mayer, editado por primera vez en noviembre de 2012. Y desde ese momento me llamó la atención y quise leerlo. Por eso, cuando vi que estaba en el catálogo de la Editorial El Ateneo no dudé en pedirlo.
    Como ya lo dije en otras reseñas, me encantan los libros biográficos, de cartas, diarios íntimos o todos aquellos que traten sobre la vida real y cotidiana de artistas y escritores. Y en ese sentido, este libro es sumamente interesante porque nos muestra un costado diferente de la vida de ciertas personalidades.
     Artistas criminales está compuesto por 20 historias distintas con un denominador común: la estrecha relación entre el crimen y el arte. El mismo autor lo comenta en la introducción: “Algunos de los criminales que registra la historia fueron artistas, y pareciera haber aquí una conexión diferente entre la vida y el delito cometido, entre el talento y la transgresión a la ley. Una relación de parentesco que distingue sus crímenes de los demás, que les da un raro sentido, que pone en evidencia la posibilidad de nuevas lecturas tanto del arte que ha desarrollado cada uno de ellos como de los asesinatos y robos en los que se vieron involucrados. Tal vez porque pudieron volcar en un lienzo, en un papel o en una canción, la parte de ellos que los llevó a cometer un delito. Crimen que a veces resulta sorprendente incluso para sus propios autores, del mismo modo que muchas veces no les queda claro el sentido último de la propia obra”.
     De esta manera, Marcos Mayer recorre en estas 20 biografías cortas, la vida y obra de diferentes artistas y su relación con el delito. Entre las más interesantes puedo nombrar: Sade, estética del asesinato; Arthur Rimbaud, la identidad perdida; Jean Genet, el ladrón mentiroso. Pero todas merecen la misma atención, conozcamos o no al artista, porque son historias muy particulares, e increíbles algunas, que nos mantienen entretenidos durante todo el libro. En algunos casos, como la historia de Anne Perry, escritora que no tuve la suerte de leer aún, nos dejan con ganas de saber más sobre el artista, conocer su obra e investigar, mientras otras nos hielan la sangre, como por ejemplo, Charles Manson, el rock del horror.   
     Por otra parte, quiero destacar la forma en la que está narrada cada historia, porque se nos cuenta parte de la vida del artista, de su obra y su delito, de manera que podamos relacionarlo todo, pero en una extensión no mayor a 15 páginas. En ningún momento sentí que alguna historia me cansaba o aburría, porque la información está muy bien dosificada, con un lenguaje sencillo y una narración ágil.
     Artistas criminales es un libro distinto y muy entretenido, que nos presenta historias variadas, cada una con una trama más que interesante, sobre todo por el hecho de ser real. Espero que les haya gustado esta recomendación y que me cuenten si conocían este libro, si lo leyeron o les interesa leerlo. 

¡Gracias a Editorial El Ateneo por el ejemplar!

sábado, 13 de mayo de 2017

Un secreto inconfesable, de Francoise Bourdin

    Un secreto inconfesable fue la novedad del mes de diciembre de la editorial Océano y, aunque la novela romántica no es mi fuerte, me llamó la atención la trama y quise leerla. Aún no había leído nada de su autora, Francoise Bourdin (París, 1952), así que aproveché la oportunidad para conocerla, ya que es una de las escritoras de novela romántica más querida por los lectores del género.
   Lo primero que llama la atención de Un secreto inconfesable es el espacio donde se desarrolla la acción: La Jouve. Es una enorme casa de campo en Francia, donde vive y trabaja toda la familia Bréchignac, bastante alejada de la ciudad más cercana, Montpellier,
      La familia está compuesta por Max y Nelly, los padres de Iván, Dimitri, Vladimir, Beatrice y Ève. Vladimir está casado con Diane y su hija Juliette estudia en Estados Unidos, y Beatrice está casada con Hubert y tiene dos niños pequeños. A ellos se suman Anton, que trabaja en La Jouve desde jovencito, y Daphné, la viuda de Iván. Todos viven en la casa, menos Dimitri y Daphné, que van muy seguido, pero viven en la ciudad.
      La Jouve es un lugar maravilloso, rodeado de árboles y flores, donde Nelly, acompañada por alguna de sus hijas, cocina para todos mientras el resto conversa y se divierte. Parece no haber problemas en un lugar tan hermoso, de abundancia y alegría. Lo mismo sucede con los trabajos: Dimitri hace perfumes para las mejores firmas de fragancias, Daphné lleva adelante una bodega donde vende vinos finos y Ève continúa con el taller de costura de su madre. Sin embargo, no todo es tan bello en este caserón, y a medida que avanzamos en la lectura iremos descubriendo los secretos de algunos personajes.
     La pareja fundamental de la historia es la de Daphné y Dimitri, cuñados, que después de 8 años de la muerte de Iván, comienzan a sentir atracción el uno por el otro. Desde que murió su marido, en un accidente casero provocado por una discusión que uno de los protagonistas mantiene en secreto, Daphné sostiene una estrecha relación con su familia política, que pareciera ser todo lo que tiene.
Otro personaje muy interesante es el patriarca de este clan, Maximilian Bréchignac, escultor famoso que después de realizar unas tremendas esculturas sobre la muerte de su hijo, no pudo volver a crear, y se pasa las horas dentro de su taller, de muy mal humor.
     Un secreto inconfesable es una novela romántica que comienza lentamente, describiendo esa gran familia y las actividades de cada uno, hasta que se adentra en los secretos de los personajes, formando una trama más que interesante. Muy recomendable para los que quieran una lectura relajada, alegre, romántica, pero con un toque de misterio.
     Los espero en los comentarios para saber si les interesa leer esta novela o no, si ya la leyeron o conocen algo de su autora. 


¡Muchas gracias a Editorial Océano por el ejemplar!